¿Agilidad es lo mismo que ser Ágil? post (4/4)

Llegamos al 4/4!!


Sabemos que los 3 pilares del éxito en muchos aspectos de la vida son

– Pasión por hacer,
– Calidad obtenida versus la deseada, 
– Rentabilidad obtenida vs deseada.

El equilibrio de estos tres pilares, nos ayudarán a transitar el proyecto.
La planificación es un proceso arduo y costoso.
Las mejores habilidades se integran para generar un plan que tenga lo mejor posible, las variables de un proyecto:

Tiempo
Costo
Calidad
Recursos

Existen herramientas y técnicas para aplicar que nos permiten conocer el camino crítico, saber de la holgura en las tareas, y efectuar balanceo de recursos, solapamiento de tareas, etc.
Todo muy útil!

Esto quizás no sea tan así, porque depende mucho del tipo de proyecto, de la madurez de la empresa, de las habilidades del gerente de proyectos y del equipo que colabore en la planificación, entre otros asuntos.
No conozco proyecto y/o empresa que jamás haya cambiado el alcance de un proyecto, es contra natura….dado que se negocian nuevas funciones o elementos requeridos por el cliente, se ajusta la carga de trabajo, se redefinen las métricas porque las actuales no son representativas, etc., rearmando el plan cada dos o tres semanas.
Entonces…
¿Por qué ponemos tanto énfasis en el plan?
¿Por qué nos deja más tranquilos algo que, por experiencia, sabemos que no se va a cumplir?

Si falló la estimación, se irá contra el gerente de proyecto, quien a su vez se quejó de los recursos que tuvo asignados para la estimación.

Si el cliente se equivocó en una definición, se le hará cargo de las culpas (y los costos) y se le obligará a aceptar que se siga con algo que no necesita, o que busque más fondos para hacer lo que “ahora” necesita.

Si cambió algo en el mercado y hay que rehacer parte o agregar / sacar elementos del proyecto, todavía será mejor, porque se encuadra en esos imponderables donde el culpable es tan grande e inimputable que quita las culpas de cualquier involucrado interno.

Esto quiere decir que no hay que planificar entonces?

¡NO se me ocurriría nunca decir esto!

Si el proyecto se enmarca en un mercado volátil, o con variables muy móviles, o con requerimientos no del todo cerrados, o con cambios frecuentes en la organización, o cualquier combinación de estos y con cualquier agregado que haga más difícil hacer un plan de largo plazo cumplible, quizás estemos en el momento y lugar justo para probar alguna metodología ágil que lidie mejor con estas cosas, y así se pueda entregar elementos construidos en plazos más cortos y asegurados.

La agilidad como metodología no es la panacea ni es válida en todos los proyectos, pero sí es en estos casos mencionados, más productiva a la hora de alcanzar objetivos y generar entregables útiles en forma iterativa, reafirmando o cambiando sin mayores costos, los acuerdos entre el equipo constructor y el cliente.

Y por suerte, no se basa en encantamientos.

Felicitaciones has llegado al final de las 4 entregas sobre Agilidad!!!!

Si a deseas conocer más de nuestros servicios, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del whatsapp de la página.

Para el caso que este ya trabajando con Agile, te invitamos especialmente a que asistas al siguiente webinar, que por su diseño Hands On, antes de empezar el webnar ya comenzarás tu a trabajar en la eficiencia del Agile en tú empresa.

A %d blogueros les gusta esto: