Hace un tiempo atrás

hemos presentado el caso de lo fuerte o débil de nuestro sistema de gestión de la calidad (SGC), utilizando como inspiración a la fábula de los 3 cerditos y el lobo.

Hoy volvemos a recordar ese post, y a nuestros amiguitos los 3 cerditos y sus actitudes, pero utilizando la reflexión, el pensamiento autocrítico.

Utilizaremos el recurso de cuestionar nuestra realidad, para interpretar la realidad de nuestros SGC.

Repasemos la fábula 

Los tres cerditos y el lobo es una fábula de la literatura infantil cuyo origen se remonta a inicios del siglo XIX.

El cuento narra las peripecias de 3 cerditos, hermanos entre ellos, que intentan deshacerse de la persecución de un lobo feroz.

Cada uno de ellos se va salvando de las garras, hasta que finalmente todos sobreviven afortunadamente.

Cuento

Sobreviven gracias a que uno de ellos construyó una casa sólida y robusta, en donde sus hermanos pudieron acudir y refugiarse a último momento, y el lobo no pudo derribar con sus potentes pulmonesy soplidos.

Lobo soplando la seguridad… al igual que los problemas vulneran la confianza de nuestros procesos…

Sin duda, el cuento es una oda a la previsión, la astucia y la inteligencia, así como un enaltecimiento al sentido de la Responsabilidad, la Perseverancia, Planificación, Evaluación de Riesgos, Accionar Proactivo, y criterio.

Si no conoces esta fábula o la has leido hace mucho, no corras a leerla antes, te recomendamos hacerlo al terminar de leer esta nota

De seguro te sorprenderá leerla e interpretarla con una mirada profesional y en términos de calidad.

Avancemos entonces… comenzando por la primera reflexión

¿Existe algún vínculo con la Calidad y/o nuestro sistema de Gestión de la Calidad (SGC)?

Como podemos ver en los párrafos anteriores, a simple vista encontramos paralelismos con los sistemas de Gestión de la Calidad dentro de cualquier empresa.

Los 3 cerditos tienen los mismos riesgos, hacen lectura de la realidad con criterios diferentes.

El Lobo Feroz, representa al 99% de los problemas cotidianos en cualquier empresa, simplemente porque se los quiere comer, pero afortunadamente para ello necesita atrapar!!!

Para fortuna de los cerditos, el lobo, como el 95 % de los problemas en las empresas, si analizamos el contexto e información disponible, podemos actuar preventivamente minimizando los riesgos, pero….

Igualmente, a pesar de conocer los riesgos cada cerdito construye su casa de forma diferente y a su juicio.

Los invito a que visualicen la fábula como uno de vuestros Proyectos y Procesos en sus empresas, luego observen a los demás sectores y/o equipo de trabajo.

¿Que es lo que ves?

Cuando trabajamos en entornos certificados, con alguna metodología, y/o normas de estandarización solemos preguntarnos…

¿Cómo puede pasarnos esto una y otra vez? 

Las respuestas pueden ser tantas, como personas y excusas pueden llegar existir!!!

Tampoco es lo mismo esta situación presentada en empresas jóvenes, como en las empresas maduras.

Tampoco entre una empresa nacional y grandes corporaciones internacionales.

Si es seguro y cierto, que todas tienen algo en común, y que de no actuar oportuna y correctamente, a medida que maduren y crezcan, la importancia y gravedad de estas situaciones crecerán con ellas a la par.

Nadie está exento de crecer y arrastrarlos con ellos!!

Lo importante aquí, es entender por qué no fueron atendidas en su momento o en la siguiente vez que sonó la alarma, si es que alguna vez sonó y/o la escuchamos.

¿Sabías que más del 85% de las organizaciones del mundo no tienen equipos especializados y/o 100% dedicados a la atención de estos problemas?

Hasta aquí la primera parte de la nota, te invitamos a reflexionar con las siguientes preguntas y contestarlas en el cuestionario adjunto, al final del cuestionario podrás continuar  leyendo la nota te que te permitirá sacar ideas y cuestiones interesantes sobre la calidad y la importancia del sistema de gestión (SGC).

Realice de forma simple y fácil la revisión y diagnóstico de sus procesos, proyectos y servicios.

Para empezar te proponemos estas preguntas para reflexionar sobre el planeamiento estratégico.

¿Tiene tu empresa un plan estratégico de actualizado?

¿Todas las partes interesadas tienen bien claro sus objetivos y método?

Un enfoque habitual para abordar estos temas, es la de verificar su alineación mediante la evaluación del aporte de los proyectos individuales a los objetivos comerciales y/o generales estratégicos.

Si bien esto es válido en teoría, en la práctica falla mucho más a menudo que lo que uno quisiera como consultor y de lo que desean las organizaciones.

Si los proyectos de nuestra organización no están alineados con los objetivos estratégicos de la misma, estaremos tirando el dinero a la basura, y, posiblemente, también nuestra carrera.

¿Qué significa SMART?

Por sus siglas en inglés entendemos estos criterios como

  • Específicos,
  • Medibles,
  • Alcanzables,
  • Relevantes,
  • Temporales.

Para conocer más sobre criterios SMART y planeamiento estratégicos te proponemos participar

Respondiendo las siguientes preguntas, y con ellas, sumarte a otras respuestas de profesionales como tú.

Conocer la posición y situación de nuestros lectores, nos permitirá posteriormente compartir conocimientos y colaborar con la mejora continua en temas de planeamiento estratégico.

A vuelta de mail, obtendrás acceso a la lectura de la nota completa

“Si los objetivos estratégicos no se definen SMART…” escrita por Daniel Sachi CEO de

junto con la recomendación de otras notas muy interesantes relacionadas con SMART y planeamiento estratégico.

Sí deseas continuar has click en la opción ..si deseo participar en el siguiente párrafo

A %d blogueros les gusta esto: